Ciclo menstrual / Maternidad / Menopausia / Sexualidad / cuerpo de mujer / Empoderamiento / Polaridad / Diosas / Arquetipos / Relaciones

Ilustración: «Mi caldero mágico». Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

En esta luna llena de mayo, quiero compartir con vosotras una de las partes fundamentales que me ayudan a parir, año tras año, en Las Mujeres que hay en Ti, estos proyectos creativos entorno a la mujer: mi caldero. Tantos años viví de espaldas a él y me doy cuenta de la importancia de tenerlo en cuenta, incluso de pensar amenudo en él para «cocinar» la vida que yo quiero vivir de verdad. Pues dicen que allí adonde va tu atención, va tu energía.

El útero es el único recipiente milagroso capaz de nutrir y dar a luz un nuevo ser, una nueva entidad. Y, por supuesto, puede alumbrar otras infinitas creaciones. De hecho, desde él se ha creado este proyecto soñado de intentar comprenderme y aceptarme llamado Cuerpo de Mujer. Situado en el centro de la pelvis, es un espacio rojizo, tibio y ávido de vida, con forma de pera invertida. Junto a los ovarios, es el punto de energía más potente del cuerpo femenino.

Recordemos que las hembras, en cualquier especie animal y vegetal, somos fuente de vida en el universo, el gran útero creador . Esa energía imparable proviene de los óvulos, que se generan en los ovarios. Los ovarios son como dos huevos pequeños de color perla, situados uno a cada lado del útero. Aprovechemos toda su potencia para ponerla al servicio de nuestra propia vida

Localizado en la zona del segundo chacra, el útero está relacionado con las emociones, la creatividad, la sexualidad y las relaciones interpersonales. De hecho, es conocido como el cerebro o el corazón de abajo, por la gran carga emocional que sostiene. Es el lugar donde todo lo que se siembra puede florecer.

Al tratarse de una cavidad vacía, el útero está diseñado para contener, nutrir y gestar. Por ello, muchas veces también puede haber información obsoleta ocupando nuestra capacidad creativa y fértil. Viejas afirmaciones como las niñas buenas no hacen o sienten eso, pueden llenar nuestra matriz de culpas y miedos.

Es vital para la mente y el cerebro emocional de la mujer -su útero- saber qué creencias resetear de su sistema. Y decidir también qué energías permitir entrar en su cuerpo y cuáles no. Esto anima y multiplica el inmenso poder creador de nuestro caldero.

¿Qué quieres crear en tu vida?

 

Como portal esencial a la vida, la vagina y toda la parte externa de entrada, la vulva o yoni, deben ser celebradas. Desde la Prehistoria, los triángulos púbicos se dibujaban en las cavernas, como símbolo de un espacio sagrado. Yo he querido dibujarla para mi agenda y calendario Cuerpo de Mujer inspirándome en la obra de la artista americana Judy Chicago.

Así como el agua mana por las hendiduras de la roca, el brote de la semilla se abre paso por la tierra. Del mismo modo, emergen por esta misteriosa abertura con forma de flor, la sangre menstrual, el líquido amniótico al romper aguas y las criaturas al nacer.

«Mi portal sagrado»( inspirado en Judy Chicago) Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

Querida vulva: ¿Cuándo perdiste tu venerable sentido? ¿Cómo pude aprisionarte y esconderte con ropa interior sintética y pantalones apretados? ¿Quién osó considerarte zona impura?

Hoy es el momento de acercarme a ti y reconocer la maravilla que eres. Por eso, cuando puedo, me pongo faldas de vuelo y te dejo tomar el aire. Sin duda, nuestra cueva sagrada es un valioso tesoro que hay que cuidar.

Entre los labios de la vulva habita el clítoris. El único órgano humano cuya exclusiva función es la de generar placer. Con sus ocho mil terminaciones nerviosas, es la parte más erógena del cuerpo femenino. Sin embargo, la experiencia sexual no se limita a este lugar, como tampoco el goce masculino se localiza solo solo en el pene.

Sabemos que para vivir nuestra sexualidad, no es imprescindible el contacto con una pareja. Es muy necesario y saludable permitirse momentos de intimidad personal, para conocer y mover la vida del propio cuerpo. Cuando una mujer cuida y se conecta con su extraordinaria energía sexual y creativa, reconquista todo su poder personal.

 

¿Cómo puedes honrar tu cueva sagrada?