Ciclos / Elementos / Rituales / Conexión con la Tierra / Ecofeminismo

Se juntó todo. El Año Nuevo Chino con su luna nueva y el comienzo de febrero con la Candelaria. Me encantan estos momentos en los que pasamos página de mes del calendario gregoriano y además coincide con el inicio del mes lunar, en luna nueva u oscura, cuando no se ve, que es como empezar de cero, lo que trae un mes que evoluciona de una forma mucho más orgánica y natural*.

«Luna nueva» en técnica mixta y acrílicos, hecha con amor por Elena Caballero

Según la sabiduría tradicional china, que es mucha y buena, este tiempo de la tierra marca un despertar generalizado a poco más de un mes y medio para que llegue la primavera, pues, aunque aún no lo veamos con claridad, todo está comenzando a prepararse para renacer en la naturaleza. ¿Qué mejor energía elegir para comenzar el nuevo año? Y esa energía de crecer nos afecta a todos, sobre todo en el hemisferio norte, ya que en el sur, en plena cúspide del verano están en la plenitud.

Nos asomamos ante un nuevo ciclo, con nuevas ilusiones para poder ir más ligeras, limpiar, prepararnos para eso que llega. Y qué mejor limpieza que quitarse de encima lo que no sirve, que si no se hizo en días atrás, se tienen aún estos primeros días de febrero para hacerlo en momento muy favorable. Asimismo, descansar supone también limpiar y aclarar la mente, por tanto, duerme más horas, tu cuerpo lo agradecerá.

El Año del Tigre de Agua que comienza hoy simboliza la fuerza y belleza de este animal, el poder, la valentía, la perseverancia. Que sea de Agua nos habla de un año en el que se pondrá el foco en el desarrollo de la creatividad, los sentimientos, las relaciones, la paz. Son mis temas favoritos, ya lo sabes. ¡Creamos en ello, creémoslo! La inspiración del tigre nos invita también al atrevimiento de darnos el permiso para ser quien somos, más allá del qué dirán, lo cual otorga la mayor de las elegancias felinas: estar alinead@s a nuestros propios valores.

Esta es otra oportunidad para pensar quién eres realmente, qué quieres entregar al mundo, cuál es tu ser auténtico. Eso necesita coraje, espacio, limpieza, tiempo. Todo esto traerá lo mejor para nuestras vidas. La Luna Nueva es como un folio en blanco así que escribamos nuestra lista de deseos y objetivos también para los próximos seis meses, y después quédate solo con dos o tres para poder focalizar, y que no te pase como a mí cuando lleno un folio entero y luego no sé qué es lo que realmente quiero, perdida entre la ristra de cosas.

Si pides, además, abundancia y prosperidad para este nuevo ciclo, haz como los chinos y rodéate de símbolos que te inviten a visualizarte y a sentirte ya abundante. Por eso, ellos se visten, decoran y llenan todo de rojo. Si tú quieres atraer mayor confianza, poder y alegría a tu vida, vístete, camina y siéntete como una diosa, con cualquier símbolo, color, postura o atuendo que para ti signifique eso.

Cuando juego a creerme la diosa que ya soy, resplandece toda la luz que hay dentro de mi.

Recuerda que atraer la abundancia para este nuevo año, supone en primer lugar dar gracias por todo aquello que llega a tu vida. Como dice la experta en astrología Erica Noemí Facen de Lunalogía, para ello es necesario cancelar cualquier bloqueo a la abundancia material y decreta: “estoy list@ para recibir toda la abundancia del universo”.

Para, respira, visualiza. Ese es el mejor ritual. Y luego invócalo, si tienes, frente a una velita, o incluso solo con intención, con confianza, desde tu corazón. Es lo que tiene más poder.

Y para coronar todo este momento cósmico favorable, llegan los destellos del fuego purificador de la Candelaria, mañana 2 de febrero, para iluminar la nueva senda que trae el lento despertar de la tierra, según el antiguo calendario agrícola lunar. Lo dicho, alejados casi un mes y medio del solsticio de invierno, todo anuncia que estamos cada vez más próximos a una pronta primavera del alma que está vibrando ya bajo tierra. ¿Nos preparamos?

 

*Para vivir cada mes mucho más conectada a los ciclos naturales, te invito a usar los trece diagramas lunares de mi Mini Agenda Lunar, así comenzarás cada ciclo en luna nueva, como hacen los chinos, lo que invita a una mejor observación de tus emociones cada día y mayor sincronía con la energía exterior para sentirte más plena. 

Llevo queriendo sincronizarme con la luna desde hace casi 20 años, pero me distraje con otras cosas. Quiero comprender su misterio y el mío, ver cómo la siento dentro de mí. Es un camino que no acaba nunca.  ¿Sabes que tomar conciencia de los ciclos despierta tu energía y tu ser más auténtico?

Por eso, para 2022 he realizado esta pequeña agenda para que sea este año un momento de verdad de conectar con ella y con lo que yo soy. Ambas fluimos en un ciclo constante de vida, muerte y renacimiento que me muestra cómo vivir en las fases crecientes y menguantes de la existencia y aceptar mi luz y mi oscuridad.

En las mujeres esta ciclicidad está vinculada sobre todo a la menstruación, pero el ciclo lunar, según estoy comprobando hace tiempo, nos influye más allá de la menopausia y a todos los seres del planeta. En cualquier fase que estés, te invito a usar cada uno de los 13 diagramas lunares de la agenda para conocerte mejor. Es una invitación a mirar y sentir la luna a lo largo de todo un año para experimentar por ti misma las energías lunares que más te inspiran y alcanzar tus sueños y dar forma a tus anhelos más profundos.

 

Cómo usar el diagrama lunar

El diagrama lunar permite hacer seguimiento al ciclo lunar (y también al menstrual), de aproximadamente 28 días, para aprender a conectar contigo misma y observar cómo te afectan las energías predominantes del día según sea luna nueva, creciente, llena o menguante. Para ello te presentamos trece diagramas lunares para rellenar uno por mes o por mes lunar.

El mes lunar comienza el día de la luna nueva, situada arriba del diagrama. Cada mes anotarás en los espacios en blanco del círculo, dividido en los días que tenga el ciclo lunar, cómo te sientes en cada una de las cuatro principales fases de la luna. Cuando llegue otra vez la luna nueva cambia al siguiente diagrama. (Aunque, si prefieres, también puedes empezar un diagrama en cada nuevo mes).

Escribe cada día lo más importante para ti sobre tu estado físico, mental, emocional o espiritual con pocas palabras, un símbolo o un color.  Ponerlo en tu mesilla de noche te ayudará a recordarlo y a ser constante.

-Si tienes el ciclo menstrual, y quieres comprender mejor tu regla, anota tu primer día de sangrado en el diagrama en el día que corresponda. Si quieres, señala también el resto de las fases de tu ciclo con una palabra o color, para ver cuándo ovulas o cómo vives los días antes y después de la menstruación. Observa cómo estás, qué necesitas, en qué luna coincide cada mes y qué significa para ti. Si no tienes regla, simplemente anota cómo te influye cada luna.

Escucha tu sentir antes de escribir: ¿cómo me siento hoy con la energía de la luna nueva? ¿Qué he soñado? ¿Qué está pasando hoy en mi vida con la luna creciente? ¿Cómo me siento en esta luna llena? ¿Puedo ver mi sombra en esta luna menguante?

-Al final del mes tendrás una imagen más clara de tus sensaciones, emociones y pensamientos predominantes en cada momento y podrás usarla como un valioso registro de tu salud y energía vital a lo largo del año para quererte y conocerte mejor.

Además de un acto de amor por ti misma, este hábito observador, te libera por unos instantes de la saturación de tecnología y ayudará a equilibrar tus energías con las de nuestro querido planeta y a rescatar tu poder esencial.

Reserva la tuya en:

Con amor y alegría, te deseo un muy feliz y consciente 2022!

eLeNa